Un año de novela

Hoy, 23 de febrero de 2021, se cumple justo un año desde que empecé a escribir la novela… en la que vengo trabajando desde entonces.

Lo sé porque cada vez que me siento a escribir en el portátil, lo hago en un nuevo documento que copio del que edité en la sesión de escritura anterior, y al que pongo como nombre la fecha del día y el título del libro. El primero de esos documentos está fechado justo el 23 de febrero del año pasado.

Con este método, conservo tantas versiones del manuscrito como días trabajo en él, y si en algún momento me hace falta, puedo recuperar textos borrados o modificados. (¡Anda que no se van a entretener ni nada los filólogos del futuro que estudien mi Obra!).

Días de escritura

¿Y cuántos días he escrito estos doce meses? Tengo en la bodega del ordenador doscientos setenta y tres documentos de los que antes he mencionado. Así que esos son los días que he trabajado en la novela, de los últimos trescientos sesenta y cinco.

Es verdad que algunos de esos días dediqué solo unos pocos minutos a escribir. Creaba y abría el fichero correspondiente, y me daba cuenta enseguida de que no iba a poder producir gran cosa. Sin embargo, muchos otros días trabajé en el texto una hora o más: dos, tres, cinco y hasta siete u ocho horas, en sesiones de mañana y tarde.

Habrá a quienes doscientos setenta y tres les parezcan pocos días en un año. Otros dirán: «¡¿Cómo haces para escribir tanto?!». La respuesta a la pregunta de los segundos (pero, bueno, si insisten, también pueden leerla los primeros), se encuentra en otra entrada de este blog, del pasado septiembre: «La escritura inevitable».

Novela en pandemia

A la explicación que di en ese artículo, debo añadir que el confinamiento en casa durante las primeras semanas de la pandemia, más todas las restricciones posteriores, me dieron mucho tiempo extra.

Mientras avanzaba en la novela, leía en los medios declaraciones de algunos escritores que afirmaban estar teniendo problemas para escribir. No se podían concentrar —decían—, estaban pendientes de las noticias, muy preocupados por los cientos de muertes diarias, por la conmoción social y el dolor.

En algún momento sentí cargo de conciencia por que todo eso, aunque a mí también me angustiara, no estuviera afectándome a la hora de escribir. Creo que el reto de empezar a levantar un mundo con palabras era tan absorbente que requería toda mi atención. Al mismo tiempo, sumergirme en él, dedicándole horas a la escritura, me ayudó a abstraerme y a sobrellevar lo que estaba pasando.

Tres preguntas

¿Me queda mucho para terminar de escribir este libro? Por lo menos otro año, creo, incluyendo el tiempo necesario para cambios, ajustes y correcciones. Pero nunca se sabe.

¿Cuánto llevo escrito? Trescientas cincuenta páginas de texto en cuerpo catorce: ciento cincuenta mil palabras. ¡Demasiadas! Temo ya el doloroso momento de la poda, que habrá de llegar.

¿Y de qué trata la novela? Bueno, tampoco voy ahora a contarlo todo. Diré solo que es… una historia de amor. La historia de un amor adolescente en el Madrid de la Movida y los atentados de ETA.

Hasta ahí puedo leer. Porque tengo que seguir escribiendo.

(Imágenes de OpenClipart-Vectors en Pixabay).

2 comentarios en “Un año de novela”

  1. Con gran diferencia, yo cuando redacto textos para mi trabajo, no soy una maga de las palabras como tú, lo mío es más prosaico, también guardo los borradores con fechas, me gusta repasar y revisar, y ayuda a los mismos textos o futuros.
    Siempre agradezco tu escritura, tu generosidad al compartirla, y lo seguiré haciendo aunque puedan tildarme de pesada. Me da igual.
    En cuanto a la escritura durante la pandemia, muchos creadores han declarado que está siendo su época más prolífica. Es una forma mas de afrontar esta pesadilla, y tan válida como cualquiera, y mas si dispones de mas tiempo.
    Deseando leer ese libro, cocinado a fuego lento.
    Gracias, Víctor.

    Me gusta

    1. Es siempre un placer contar con tu lectura, Carmen. Muchas gracias por tu comentario, y por la información que das ahí, que no conocía. Muy agradecido por tu interés, siempre. ¡Un fuerte abrazo!

      Me gusta

Responder a Víctor Colden Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s