Siete palabras (II)

Palabras bonitas, palabras sugerentes, palabras sonoras, palabras divertidas.

Segunda entrega de esta serie —siete palabras en cada una— que empecé el pasado diciembre: palabras que he ido encontrando en mis lecturas, en conversaciones o en los diccionarios, y que he guardado para…

No sé muy bien para qué. Tal vez solo para disfrutar de su buena compañía.

Foto: Santiago López-Pástor

Alojería
En el precioso Corral de Comedias de Almagro, un azulejo indica dónde estaba la alojería: el sitio en que, durante las representaciones, se despachaba, junto con otros tentempiés, la aloja: ‘bebida hecha con agua, miel y especias’.

Cartapel
Como significa ‘papel que contiene cosas inútiles o impertinentes’ —según lo define el diccionario académico—, es cartapel término de gran utilidad.

Desmazalado
En el capítulo 23 de la segunda parte del Quijote, dice el caballero: «No andes, Sancho, desceñido y flojo, que el vestido descompuesto da indicios de ánimo desmazalado». Desmazalado significa ‘flojo, caído, dejado’ y también ‘desdichado, abatido’. Procede del hebreo mazzāl, ‘estrella, suerte’, y este del acadio ma[z]zaltu ‘posición de un astro’.

Erotema
¿No es acaso erotema una palabra sugerente? ¿No suena un poco ambigua, incluso… equívoca? Nos llega, a través del latín, del griego ertēma, que deriva de erōtân: ‘preguntar’: un erotema es una interrogación retórica. (¿Y no es cierto que la palabra no tiene nada que ver con lo que seguramente estaban ustedes pensando…?).

Foto: Barros con alma (Osuna, Sevilla)

Zalona
Hay una clase particular de felicidad que solo procuran las palabras de la alfarería. Zalona es una de ellas: vasija grande de barro sin vidriar, de boca ancha y con una o dos asas (DLE). En el impagable Diccionario ideológico de Julio Casares, aparece  junto a cantarilla, bocal, adecuja y otras trescientas palabras emparentadas, todas ellas muy bonitas.

Marcescente
Dicho de un cáliz, de una corola o de una hoja: que, después de marchitarse, permanece seco en la planta. «Escribir sobre el pasado: disponer en el papel retazos de vida marcescentes», digo en uno de los textos de Gazeta de la melancolía. (¿Se me disculpará esto tan feo de citarse uno a sí mismo?).

Fosfeno
Sensación visual producida por la excitación mecánica de la retina o por una presión sobre el globo ocular. «Los hago [los poemas] antes de dormirme, frases sueltas, cosas que vienen mezcladas con los fosfenos y los semisueños», dice un personaje del Divertimento de Cortázar.

3 comentarios en “Siete palabras (II)”

Responder a Pan e cartas Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s